Blog

Píldoras formativas ¿por qué el microlearning resulta tan eficaz?

Píldoras formativas ¿por qué el microlearning resulta tan eficaz?
¿Qué es el microlearning? ¿Qué son las píldoras formativas? Explicación del concepto de microaprendizaje en empresas y academias. La enseñanza del futuro

Atrás van quedando los antiguos métodos de aprendizaje basados en la memorización de textos extensos. Los anticuados métodos de estudio resultan ser monótonos, aburridos y desmotivantes para la mayoría de los alumnos. Con el avance de la tecnología también están cambiando las fórmulas para asimilar los conceptos. Con el objetivo de que la formación sea mucho más efectiva y amena, llega el microlearning. Sin duda, esta nueva metodología será una de las más utilizadas tanto en academias como en empresas. En este artículo se hará una introducción al microlearning y se explicarán sus beneficios para el aprendizaje.

¿Qué es el ‘microlearning’?

Esta metodología consiste en dividir los contenidos en pequeñas partes o unidades, de manera que estos sean mucho más fáciles de asimilar. En español, este concepto se conoce como microaprendizaje y presenta grandes ventajas para la enseñanza formal y no formal. La formal hace referencia a la enseñanza académica. La no formal incluiría el intercambio de ideas, el autoaprendizaje, etc. A las pequeñas partes en las que se divide el contenido en microlearning se les llama píldoras formativas.

El contenido de una píldora formativa puede ser impartido a través de diferentes medios, entre los que destaca el uso de las nuevas tecnologías.

Formas de impartir el ‘microlearning’

No hay una fórmula única para el microaprendizaje. Los pequeños contenidos pueden hacerse llegar de formas muy diversas. Por ejemplo, un videotutorial corto es una forma de microlearning. También lo sería un post en una red social o blog. Otras formas incluyen pequeñas anécdotas preparadas por el profesor para explicar algún concepto, las fichas de aprendizaje o incluso los emails con contenido del tipo «consejo del día». Las aplicaciones de móvil (como las de mensajería instantánea) y los archivos de audio también pueden usarse para impartir contenido corto.

La clave del microlearning es que el contenido sea breve y pueda ser consumido en un corto espacio de tiempo. Para ello, se pueden emplear los citados medios audiovisuales o incluso otros menos obvios como pequeñas actividades, adivinanzas o dibujos. Esta forma de fragmentar la información es ideal para que el alumno vaya asimilando muchos conceptos importantes de una forma amena y divertida en muchos casos.

Lo valioso de este recurso para academias, profesores o empresas, es que a través de esos medios, los alumnos están asimilando contenido incluso sin ser conscientes de estar aprendiendo. De ahí que a los contenidos se les llame píldoras formativas. El contenido se puede comparar con tomar una pastilla, que una vez ingerida, hace que la persona aprenda algo nuevo.

Las aplicaciones móviles de idiomas son un claro ejemplo de microaprendizaje

Una de las formas de microlearning autodidacta más utilizadas en estos días son las aplicaciones para aprender idiomas a través del móvil. Estas herramientas prometen al usuario poder desenvolverse en un nivel aceptable del idioma aprendido tras un año de uso. Para ello, la aplicación propone diversos juegos cortos que deben ir completándose diariamente. Las herramientas funcionan mediante un sistema de puntos que el jugador debe ir acumulando para desbloquear las siguientes fases. De esta forma, el aprendizaje de un idioma se convierte en una tarea motivante y entretenida. Una de las aplicaciones que más éxito ha cosechado es Duolingo.

Para motivar al alumno a seguir, la aplicación enviará recordatorios diarios indicándole que no se olvide de su lección de idioma; como es el caso de Duolingo.

La aplicación del microaprendizaje en las escuelas y universidades

El uso de esta metodología en las aulas va a ser cada vez más frecuente. El microlearning es recomendable para alumnos de todas las edades y para la enseñanza de cualquier materia. Los profesores podrán utilizar las píldoras formativas para introducir un concepto nuevo, recordar otros que ya se han visto o aclarar dudas a los alumnos.

De la misma forma que funcionan las aplicaciones de idiomas, se podrán plantear juegos y actividades para enseñar las diferentes materias. En nuestros días, la figura del docente se complementa con las nuevas tecnologías a la hora de obtener nuevos conocimientos. Los alumnos también pueden usar su creatividad para desarrollar sus propios contenidos de microlearning, y luego compartirlos en clase.

Internet ha extendido el uso del aprendizaje informal

Un creciente fenómeno que está sucediendo en los colegios es la pérdida de la concentración en el estudio por parte del alumnado. Hoy en día ha aumentado la cantidad de elementos que favorecen la distracción del alumno con respecto a las décadas anteriores. Los ordenadores, smartphones, tablets, videojuegos, etc., realmente están dificultando la tarea de sentarse a estudiar varias horas seguidas.

Sin embargo, para muchos expertos, las nuevas tecnologías no dificultarán el aprendizaje. Simplemente, los conocimientos serán asimilados de forma diferente. El ser humano evoluciona hacia una especie de «aprendizaje multitarea». Esto significa que la información ya no estará concentrada en un mismo lugar (la página de un libro de texto), sino que el alumno asimilará pequeñas dosis de información al mismo tiempo y provenientes de distintos medios.

Internet en sí mismo, actúa como una inmensa academia virtual de microlearning. Tomando de ejemplo al ciudadano medio que se sienta todos los días varias horas a navegar, vemos cómo recibe píldoras formativas de manera constante e inconsciente. Desde el momento en que busca un videotutorial de algún tema concreto, saltará de una página a otra navegando por un laberinto interminable de información: otros vídeos y blogs relacionados, noticias, cursos descargables, contenido compartido en redes sociales, etc. El cerebro humano se adapta para recopilar esos microcontenidos del gran flujo de información al que es expuesto.

El ‘microlearning’ en el mundo empresarial

Incluso dentro de las empresas, las estadísticas estiman que entre un 70 % y un 90 % del aprendizaje que ocurre en el entorno laboral es informal. Esto quiere decir que no proviene de los cursos de formación impartidos por la empresa. De hecho, el 87 % de los empleados da una gran importancia al intercambio de conocimiento en situaciones sociales. Cerca del 60 % de las empresas emplea alguna forma de aprendizaje social.

Estos datos confirman que las empresas están cambiando la metodología que emplean para formar a sus trabajadores. Las empresas modernas apostarán por el microlearning a través del uso de aplicaciones informáticas y medios audiovisuales para los empleados. Así es como están implantándose las llamadas plataformas de e-learning.

¿En qué consiste el e-learning para empresas?

El e-learning es un campus o espacio virtual para el aprendizaje a distancia. Pueden ser aplicaciones informáticas para ordenador y móvil o portales en Linea. Las plataformas de e-learning son usadas por instituciones educativas y empresas para facilitar la formación de los alumnos y empleados. En las empresas, estas plataformas están sustituyendo a los antiguos cursos de formación laboral.

Las tendencias de ‘microlearning’ para empresas

Existen además, otras alternativas de microaprendizaje interesantes que las empresas pueden implantar.

Puesto que el intercambio de información es la forma de aprendizaje que predomina en el trabajo, el uso de las redes sociales como herramientas de aprendizaje motivará la interacción entre los empleados. Algunos ejemplos son Facebook, donde se puede crear un grupo de empresa para compartir contenido, o Twitter.

Twitter es una opción especialmente interesante porque permite escribir comentarios cortos que actuarían como pequeñas píldoras formativas. Y gracias al uso de su función de hashtag, este contenido corto se podría compartir fácilmente.

Asimismo, para las conferencias de formación, resulta interesante sustituir los monólogos por dinámicas de juego que prioricen la participación de los empleados. El objetivo debe ser la introducción de píldoras formativas o microconceptos dentro de un ambiente que favorezca la diversión y la interacción.

Por último, que tanto los contenidos como las aplicaciones de aprendizaje estén adaptados para móviles. Esto no solo ahorra tiempo y recursos materiales a la empresa. Además, los empleados tendrán acceso ilimitado al contenido microlearning, de manera que podrán consultarlo siempre que lo necesiten con tan solo un clic.

Las tendencias de ‘microlearning’ en 2019

¿Qué novedades se esperan este año en el mundo del microaprendizaje? A continuación, se hará una revisión final sobre qué camino está tomando este nuevo método didáctico.

  • Este año se producirá más contenido especialmente destinado al aprendizaje desde dispositivos móviles.
  • Aumentará la tendencia a la implantación del microlearning. Cada vez más empresas harán uso de esta metodología.
  • Además de la infografía, las animaciones, los vídeos cortos, etc., cada vez estará más normalizado el uso de juegos, realidad aumentada e inteligencia artificial como herramientas de enseñanza. El aprendizaje con juegos (gamificación) tendrá la doble función de ayudar a asimilar la información y favorecer la interacción. La realidad aumentada tendrá por objeto ayudar a las personas a conectar con el contenido. Junto con la realidad virtual, esta nueva tecnología servirá para crear experiencias significativas durante el aprendizaje.
  • La aplicación de las actividades de microlearning no se reducirá solo al ámbito de la oficina. Muchas empresas fomentarán que los juegos y desafíos abarquen diferentes sucursales de la compañía. De forma que se incentive el intercambio de conocimientos y experiencias entre toda la plantilla de empleados.
  • El uso de microcontenido sobre la experiencia de otros colaboradores de la empresa también será otra herramienta de aprendizaje social.

¿Qué deparará el futuro? La conclusión final es que avanzamos hacia un aprendizaje más concreto, intuitivo y automático; donde la enseñanza estará dividida en cientos de pequeñas partes que iremos recogiendo de diversas fuentes como vídeos, redes sociales, aplicaciones o la interacción social.